15 ago. 2012

2-2

Haces y deshaces cuantas veces que queres. En forma de sextina, cantos y guitarras gritan, de fondo escuchas caballos espaciales que torturan con cada paso. Pensar que podrías haber librado un respiro o endosado un cheque para tu satisfacción. Compraras todo lo que puedas ver, sin saber que hacer con las migajas. Millones de cabezas giran al verte, y uno por uno les abrís el craneo. Truncado sin conciencia, boca, alma. Balas como cordero, porque no sabes llorar mientras tu mama se queja ante algún senador por no poder comprar el pan. Te carcome la culpa aquel engaño matutino pero el goce de haberlo disfrutado gana la lucha. Podes soñar cosas incoherentes, pero saber que nunca saldrán de tu cabeza. De tu boca salen solo porquerías y para vos no hay nada mejor que la ignorancia. Te sentís importante ante esta.
Truco, quiero, retruco, vale cuatro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario