30 jul. 2014

bipolaridad

Quiero desaparecer, volverme humo.
Sólo pasó un día que ya es un malestar todo mi al rededor.
Cómo te necesito, como te necesitó
en lo cotidiano, en las sorpresas, en lo vulgar.
Quisiera que estés acá, dandome fuerzas,
obligandome a sonreír,
secandome las lágrimas con esas manos
que alguna vez tocaron mi cuerpo,
diciendome que todo pasa
que el orgullo no alcanza
cuando se habla de amor.
Pero ni un perdón es aceptable
a semejante moustro del recuerdo.
Pero te necesito en lo cotidiano,
y ese día a día es hoy.
No hablo de disculparte,
hablo sólo por hablar.
Quiero tenerte cerca,
para después mandarte a volar.

29/07/2014

Ayer era un año más de nuestro primer beso, y por ese motivo te había hecho una carta.
Estaba tan ilusionada en verte, tomar mates, pasar la tarde con vos. Había comprado galletitas, "oreo" encima para gastarte un rato.
No sé que pensar.
Me sentí una pelotuda, por creerte que no lo ibas a hacer más. Como te dije, no me importa de qué hayan estado hablando, ni tampoco los mensajes, ni cuál fue el motivo por el que tuviste que responderle. El tema es que lo hiciste.
Y hoy mas que nunca no quiero volver con vos, por respeto a mi misma. Si hubiera sido al revés, ¿no estarías haciendo lo mismo?
Confié en vos, te amé demasiado, venias a mi casa como si nada, te pagaba cosas cuando no tenias plata, tampoco me interesaba que la tuvieras, porque mi amor por vos iba más allá, más allá de todas las cagadas anteriores, de todas las veces que peleamos, más allá de tu situación económica, te todas las lagrimas y gritos, soñábamos en estar por siempre juntos, anotarnos en Octubre y estudiar juntos en la misma facultad, después irnos a vivir juntos, pasar todas las noches, hacer el amor, y si Dios quería formar una familia. Todo lo pensamos, y fue lindo.

Pero esta vez fue la desilusión más grande. Al menos fuiste sincero en decirme que ese mensaje era para ella...
No te lo puedo perdonar. O capaz sí, pero no hoy, ni ahora, ni dentro de unos días. No quiero sentirme más idiota de lo que me siento hoy. Para mi fuiste mucho, y haberme mentido así, diciéndome que no ibas a responderle más... No, Mauricio.
Disculpame, pero no, no lo permito. 
Por lo menos ahora sí vas a poderle hablar como si nada, nadie te va a "controlar" más, vas a dormir más noches en tu casa, vas a gastar menos en SUBE, vas a tener más tiempo para vos, vas a poder hacer las cosas que antes por mí no podías.
Lo único: las mentiras tienen patas cortas, y esta vez por hacer "mal las cosas" te deschabetaste vos solito.
Espero que de ahora en más seas feliz, tan feliz como yo no pude hacerte. Y quiero que sepas que después de que yo me mande una cagada parecida, no hable más con nadie. Sí, CON NADIE. Por amor y respeto a vos, porque sabía que cosas así te lastimaban. Te amaba, y mucho. Me parece que no me merecía algo así, ni tampoco merecíamos terminar nuestra relación de 2 años de novios de esta manera.

Otra vez, te amé y te voy a extrañar.