27 abr. 2012

Y como si fuera poco, te hundiste en las profundas venas del vicio. 
Dólares, cartas y mujeres te dejan sin respiración.
Ahora ante ti, me inclino y arrodillo, esperando un poco de compasión.



No hay comentarios:

Publicar un comentario