21 jun. 2016

what a pity

Estoy mas que podrida de tirar todo el tiempo palos o ver que vos también lo haces por twitter. Si, y no digas que no son para mi, que qué me creo que soy. Así que vamos a ser claros en algunas cosas.
Ya fue esto, para mi sos una gran persona, sos un chabón espectacular en muchos aspectos, tuviste tus falencias, como yo las mías y lo admito. No tuve paciencia en muchas cosas de vos, como tu laburo, tus tiempos, tu cansancio, pero bueno, no somos las mismas personas y no sos tampoco la única (lamentablemente, porque para mi si lo eras), y por supuesto no tenía porque bancarmela, sola encima.
No quiero menospreciarte pero pase un año y pico de mierda con vos. Así de crudo, pero no es nada que no te haya dicho. Más de una vez llore como una pelotuda, por tu frialdad e indiferencia, te chupó un huevo muchas cosas de mi, como si te publicaba, como si te dedicaba algo por acá, como si te ponía una canción, o te mostraba algo que había hecho, las cosas que me entusiasmaban para vos eran lo mismo que nada. Quizás era por el rencor y el perdón que nunca me diste, y jamás alcancé aunque la remé como una campeona.
De tenerte como compañero, pasaste a ser una carga. Me di cuenta que la rutina mata, pero porque vos eras rutinario, a vos te gustaba estar siempre en lo mismo. Esperarte como una gila entusiasmada, que vengas con esa cara de nada, comer, limpiar tu camisa, garchar (encima más de una vez quedarme caliente porque el sexo para vos terminaba cuando acababas) y dormir. Cuántas veces me quedé esperando que me abrazaras o me rompieras la boca de besos después de hacer el amor, pero ahi estaba tu gran espalda haciendose frente ante mis ojos, porque tenias calor o era "mas cómodo"
Y NO SOLAMENTE ESO. Sino tener que bancarme tu poca predisposición los fin de semanas para hacer algo. "Que estoy cansado, que  mi vieja, que esto, que aquello, que mis amigos"; ah! pero cuando salíamos! NO HUBO UNA PUTA VEZ QUE NO
TUVIERAS ESA CARA DE ORTO. Si, así te lo vuelvo a repetir, porque te lo dije varias veces. Se te sincero con vos mismo y preguntate en que salida, plena, estuvimos bien, sin pelear. Sin que fueras tan retorcido una vez en tu vida, y que disfrutaras conmigo. Porque si decía un comentario, una joda, o miraba a alguien, o me ponía algo que te parecía provocativo ya te molestaba.
PARÁ, y no la termino acá: ¿y el celular? Tanto en mi casa, como el cualquier bendito lugar que había wi-fi te ponías a viciar, antes de hablar conmigo. Antes de pasar un momento juntos preferías esos juegos de mierda, si DE M I E R D A.
No fue cosa de un día para el otro, como vos queres justificarte ante todo el mundo. Porque como loca quede en frente de tu familia, de tus amigos y de los míos que te conocen también. Pero tengo a mi favor y para mi tranquilidad, que siempre te lo avise. Que persona que nos conocía y veía profundamente nuestra relación no me va a dejar mentir. Nos llevábamos para el orto, pero porque vos no tenias predisposición a cambiar lo que veníamos haciendo. ¿Cuántas veces te dije que no quería cansarme de vos? ¿Cuántas veces te avise que ya estaba cansada de todo lo mismo? Vamos, trabajala un poco y date cuenta. Yo no soy la víctima, y mucho menos sos vos la víctima (aunque te cueste salir de ese rol). Bien sabias que hacías, pero te pensaste "que tenias la vaca atada" Y no muchacho. Me da la sangre para cambiar, me dio la sangre para mandarte a cagar mas de una vez, y no arrepentirme, porque me sacabas de quicio, me ponías de la tanga con tus pelotudeces, tu forma tan complicada de ser. "Ay, si, si, soy el pobre que siempre se banco a la gila, a esta pelotuda". Y bueno macho, la verdad nadie te pidió que te quedaras, y si lo hiciste, fue por amor, como así yo también cambie bocha de cosas que te molestaban. Todo por amor. Dejé de salir, de ver a mis amigas, de usar la ropa que quería, de hablar con quien quisiera, todo por amor a vos. Porque prefería como una estúpida quedarme los fin de semanas, para no hacer nada, para que siempre tengas ese cansancio descomunal que siempre me molesto. 24 años de cansado.
Ahora estoy feliz, SOLA. Hace cuánto no sonreía así, no bailaba por mi casa, no cantaba a los gritos. Necesitaba estar así de tranquila, sin que nadie me persiguiera en nada. De poder salir y disfrutar sin que nadie me diga nada, sin tener que bancarme caras de orto, de tener la libertad de que si algo no me gusta, pegar media vuelta y mandar a cagar todo. De ponerme lo que quiera, volver a la hora que quiera, tomar lo que quiera, bailar como se me antoje y estar (si quiero) con cualquier persona. De poder entablar una conversación sin sentir la mirada acusadora detrás, de reírme, mentir, joder, presumir, hacer lo que se me cante el orto. Hoy por hoy, pensa lo que quieras de mi, que soy una histérica, una trola, una chiflada. Pero bueno. Siempre lo pensaste, siempre fui la mala de la película para vos y tu entorno.
Ya está. Soltá, flaco. Te agradezco cada buen gesto que tuviste, y de vos me llevo más de una cosa linda. Pero será que soy una pesimista, pero me pesó siempre lo malo, porque era más que todo lo lindo que podríamos llegar a pasar. Lloré, te putee, te avise más que nada.
Hoy, 4 meses sin vos, miro para atrás, no me arrepiento. Sonrío y sigo. Porque hasta acá llegue, no pienso nombrarte más en ningún lado, y aunque me quede corta con muchas cosas que me gustaría decirte, espero que andes bien. Un beso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario