6 ene. 2013

Desde la mente de un verdugo.

Verdugo: m. Ministro de justicia que ejecuta las penas de muerte y en lo antiguo ejecutaba otras corporales, como la de azotes, el tormento, etc.
Quiero dedicarle esta entrada porque me llama mucho la atención su personaje.
Primero, lo admiro. No por el hecho de matar gente, porque es una barbaridad, sino por su frialdad. Quizás en su tiempo era muy bien pagado (que con 6 libras te alimentabas bien en la época medieval, lastima que nuestro gobierno se siga comiendo el mismo moco), o quizás le gustaba su trabajo. Ponete a pensar: ¿que sentiría ese hombre cada mañana al despertar? ¿Diría algo como: "otro maldito día de trabajo"? ¿O se levantara como con tranquilidad y saldrá a hacer su labor? ¿O antes de cruzar por el umbral de su vivienda se encomendara a Dios para una buena mañana? Es loco, y raro.
Ese buen hombre, capaz que con familia; o malo y desalmado... ¿quien le habrá propuesto ser eso? ¿o vendrá de familia? ¿Que sentiría al ver correr tanta sangre? ¿Placer? ¿Gozo? En fin, alguien lo tenía que hacer.

Una breve mirada a su trabajo, desde solo un punto:

"Cada mañana es lo mismo. Mi padre labraba la tierra, mi madre juntaba la cosecha y yo hago esto. Que dirían si estuvieran vivos. Ellos quisieron que siga con su legado, pero mi destino era terminar acá, sobre este escenario de muerte, entreteniendo al pueblo con sádica exhibición. Ser complica del asesinato legal. Como pedirle perdón a Dios, si mas de una vez me reí de las víctimas, si disfruto ser victimario. Si cada vez al jalar la palanca, disfruto el vaivén de los cuerpos ahorcados. Si cada vez que el látigo se sacude sobre sus espaldas, gozo de alegría.
Otra tarde afilando cuchillos, esperando a que el siguiente condenado postre su cuello al desnudo sobre este tronco. Amo el olor de mi capucha, de mi traje. Dolor y muerte, que dulce aroma. Otro joven ladrón que mato, perdí la cuenta de cuantos ya pasaron por aca. Puede que sea inocente, pero a mi no me importa, me pagan por decapitarlo. Hoy usaré este. Escucho a lo lejos una madre desesperada que gime por su hijo, mientras él esta casi frente a mis pies. Ya! Deja de llorar y citar versículos muchacho! Que lindo apreciar el sudor por su cuello mientras lo mido con mi cuchillo... La gente grita como si fuera un espectáculo. Alzo mis manos, las dejo caer con fuerza... Que placer".

La imagen menos sangrienta que encontré.

9 comentarios:

  1. No se porque pero me parece un poco escalofriante...

    ResponderEliminar
  2. Holaaa:) Pues la verdad es que yo admiro tu punto de vista, nunca me había parado a pensar en como se sentiria esa gente.... Me encanto tu relato, tienes un don para escribir sabías? Besos bonitaa! www.revistabehappy.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, gracias w.w Me la subis!
      Me alegro que te haya gustado♥
      Abrazo!

      Eliminar
  3. No sé si viste la serie Dexter, algún episodio o propaganda :B, lo que contás en la entrada me recuerda a el (bue, con la excepción de que Dex es un asesino serial). Para mí que un verdugo debe tomarlo con tranquilidad, porque el eligió hacer eso ¿no?, pero sería completamente humano sentir culpa o disgusto. Es loco el tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es loco el chabon. Me imagino que pensaría ese hombre al acostarse, no? Loco loco loco.

      Eliminar
  4. Buf, me diste escalofríos. Jamás me había detenido a pensar lo que sería la mente de un verdugo, pero ahora que leí tu relato... Wow.
    -Pao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, no te escalofríes(?)
      Es medio trastornado mi pensamiento, pero ponete a pensar bien lo que sería de ese chabon en su tiempo. Wow...

      Eliminar
  5. me gusta mucho como escribes :)
    yo amo escribir *-*

    Hay tanta cosas que pasan por la mente de una persona jamas pense que rondaba por la cabeza de un verdugo D: buen relato , me gusto.
    Muchas veces somos nuestro propio verdugo, somos causantes de nuestra autodestruccion y dolor.

    ResponderEliminar